Universidad Omega, N° 70,
marzo 2019

RARAS Y QUIZÁS SOSPECHOSAS POSTURAS RELIGIOSAS

    El cambio climático (o si se prefiere la destrucción del hábitat terrestre conocido) ha sido acompañado de fenómenos sociales y políticos vistosos no tanto por nuevos sino porque se les da una publicidad que antes no tenían. Un frente importante de ellos afecta a los creyentes religiosos y empleados clericales y debería avergonzar la cautela cómplice, cuando no el apoyo, mantenidos por jefes institucionales y quizás por una parte (aunque por razones distintas) de la ciudadanía. En Costa Rica los escándalos afectan principalmente a la institución católica. Se trata de la denuncia e indagación de abusos sexuales cometidos por sus funcionarios ordenados (y del trato privado compinche que les da su jerarquía) que condujo a la acción inédita del secuestro jurídico (o sea apegado a derecho) de documentos temporalmente ‘secretos’ tapados en la Curia Metropolitana y en la Sede de la Conferencia Episcopal.

   El antecedente más serio de la captura jurídica probablemente se dio porque la iglesia se reservaba información sobre delitos eventuales dándoles un lento trámite, quizás prejuiciado, lo que, en algunos casos, el del sacerdote Mauricio Víquez resulta el más palmario, favorecía (vía información a los delincuentes) la fuga del involucrado. Se espera que, desde ahora, los ciudadanos agraviados por funcionarios religiosos lleven sin más su denuncia a los circuitos judiciales públicos. Encontrarán ahí, es de rigor, atención y respuesta adecuadas. La función religiosa no exime a nadie de responsabilidades ciudadanas. Así lo juzgó la autoridad pública y así procedió.

   Hasta el momento de la acción del Ministerio Público la institución católica se había defendido señalando que los pocos casos conocidos que la afectaban eran eso, casos, y que en otras iglesias también se daban abusos. La institución callaba toda información porque el proceso estaba en curso. El argumento olvida que la católica sostiene ser la única iglesia “verdadera” de modo que en las otras no debe esperarse aroma de santidad ni certificado de salvación alguna y que en ellas, según dictamen católico, los delitos sexuales pueden ocurrir tal como se dan en escuelas, estadios, cines, calles u hogares. De hecho, producidos y denunciados, son repudiados por la ciudadanía y castigados en los circuitos judiciales. Insistimos. Agraviados: desde ahora toda denuncia ha de hacerse directamente a la autoridad policial y judicial. Olvídese de la ‘excepcionalidad’ jurídica católica. El Estado tiene deberes para con ustedes y, aunque torpe y flojo, estarán más jurídicamente seguros con él que con la Iglesia Católica.

   La autoridad católica denunció la intervención judicial y policial por su “fuerza excesiva” contra los empleados presentes en las oficinas allanadas y porque se les impidió rezar el rosario durante la acción. “Fue como la persecución bajo el Imperio romano”, balbuceó uno de estos oficinistas que pidió no lo identificaran por temor a Nerón. Al parecer sus convicciones se extravían ante el abuso y cinismo. Una dama, en sus congojas, extravió su estampa de Nuestra Virgen del Camino.

   En otro frente, el sector de lo que alguna vez fue el restauracionismo electoral resolvió dividirse en la Asamblea Legislativa. Un parte se plegó a Fabricio. Se hacen llamar el Partido Nueva República. Otro grupo siguió con Carlos Avendaño quien también se quedó con el nombre original. El desafío es con el espíritu Santo. ¿A qué fracción seguirá apoyando con el don de lenguas? ¿Y a cuál concederá el dinero para las deudas impagas (y poco apegadas a la ley) de su vibrante rugido electoral? Ni Restauración ni Nueva República se reconocen como deudores. Los contratos fueron hechos por el tal Espíritu. Ningún humano firmó nada. Misterios divinos a los que el Tribunal Supremo de Elecciones no logra entrarle. La escisión en realidad se siguió de razones más prosaicas. Los líderes Avendaño y Alvarado no se tragan mutuamente. Un solo Dios, un solo caudillo. Y para el caudillo único todos los demás resultan incautos a quienes se utiliza. Son cristianos escasamente fraternales a la hora de mandar.

   Tampoco le entra al TSE la noticia publicada por La Nación S.A. el 7 de este marzo: “Consejeros bíblicos de EUA llegan aquí para guiar a políticos” (p. 3A). En primera plana destacó “Consejeros bíblicos del vicepresidente de EE.UU. ofrecen guiar a políticos ticos. Grupo que promueve decisiones con base en la Biblia avala muro impulsado por Donald Trump y pena de muerte”. El nivel intelectual y pasional de los estadounidenses puede apreciarse en el siguiente texto: “¿Construir un muro es un objetivo bíblicamente justificado? La respuesta es un inequívoco Sí. Dios y Nehemías construyeron un muro para proteger a su pueblo. Nótese que Dios le indicó a Israel clasificar a su pueblo en ciudadanos, inmigrantes ilegales y extranjeros”. Costa Rica también lo hace. Y más específicamente prohíbe a los extranjeros participar en política interna. El artículo 19 de su Capítulo III constitucional dice que los extranjeros “No pueden intervenir en los asuntos políticos del país”. Si lo hacen serán sometidos a la jurisdicción de los tribunales de justicia. ¿Reaccionará el TSE esta vez? ¿O se conformará con rezar a la Virgen del Camino? Sin duda bobada y cinismo no encontrarán a los costarricenses inmunizados.
_________________________

Conversación

Marta, Ideth, Julián (Costa Rica).- El periódico La Nación dedicó su editorial de este domingo (10 de marzo) a la misma, o parecida, preocupación suya. Identifica a los asesores religiosos como miembros de Capitol Ministries, una institución estadounidense que se propone evangelizar a legisladores en todo el mundo.

HG.- Sí, tienen ustedes razón. Yo subí mi artículo el sábado en la noche (aunque sin las itálicas) y hoy temprano me enteré de la coincidencia. El editorial de La Nación S.A. es más bien burlón y esto queda claro en su penúltimo párrafo: “Costa Rica, a juzgar por estas enseñanzas bíblicas, está muy lejos de Dios. Se enorgullece de haber proscrito la pena de muerte hace siglo y medio, manifiesta constante preocupación por la ecología y aboga en el concierto de naciones por medidas urgentes contra el cambio climático, convencida de la participación humana en el fenómeno. Para colmo, dispensa al extranjero un trato generoso y solidario”. Toco un solo punto del sarcasmo. Los activistas de Capitol Ministries promueven la idea de que Dios se ocupa de la Naturaleza y por lo tanto no existe desafío ninguno para los seres humanos. Dios proveerá. Trump llevó al extremo idiota esta posición diciendo que el cambio climático era “un invento de los chinos” para sacar ventajas ante EUA. En términos generales lleva razón la mordacidad del periódico La Nación S.A. Sin embargo conviene recordar que las ocurrencias bíblicas de este tipo de grupos pueden encontrar eco significativo en parte de la población costarricense. Los “hablantes en lenguas” se llevaron un 40% de los votos en las elecciones presidenciales recién pasadas. El señor Avendaño en uno de sus períodos anteriores como parlamentario quiso hacer de Costa Rica un “territorio de Cristo”. O sea, se toma en serio su cristianismo autoritario. Fabricio en cambio solo desea ser Presidente de Costa Rica. Esto no lo hace mejor, sino menos peligroso (juicio aventurado tratándose de políticos costarricenses). El cristianismo conservador y autoritario de Capitol Ministries lee antojadiza y selectivamente la Biblia y está centrado más en el Antiguo Testamento y en una interpretación (hay muchas) de Pablo de Tarso que en el concepto de “prójimo”, central para Jesús Nazaret. Pero lo que a mí me interesa es que el TSE cumpla sus funciones y saque del campo político el sectarismo religioso y la ignorancia idiota. EUA tiene una población maravillosa y variada y también minorías (el Ku Klux Klan todavía existe) grotescas como estos “asesores” al que el TSE y otras oficinas estatales deberían parar en seco. Y si insisten, aplicarles la ley. El campo temático, sin embargo,  no resulta de fácil trato.

Marta, Ideth, Julián.- No nos quedó clara la afirmación que dice que “El propio Jesucristo respaldó la muerte en tiempos del Nuevo Testamento para revivir las enseñanzas del Viejo: <Ojo por ojo, diente por diente>”.

HG.- Experto en lectura bíblica no soy. Pero sí puedo mencionar, porque tiene fama, Mateo 5. Ahí se dice: “Oísteis que fue dicho: <Ojo por ojo y diente por diente> Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.  Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo niegues”. Y repite el “<Oísteis que fue dicho>: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.” Y de inmediato añade: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os odian y orad por los que os ultrajan y os persiguen”. Luego, la letra existe y hace mención al Antiguo Testamento, pero en un contexto en que Jesús afirma lo contrario de su contenido. Y el tenor central del mensaje de Jesús de Nazaret sigue siendo: “Ama a tu prójimo. Tú eres uno de ellos”. En esto consiste su universalidad. En el Antiguo Testamento aparece el ‘ojo por ojo y diente…’ en Deuteronomio y Levítico pero los comentaristas lo insertan en un posicionamiento de ‘restitución’ complejo existente entonces en Israel. Entonces no es la ley del Talión, sino un mensaje a los jueces para establecer un límite a la venganza. En todo caso, en mi opinión, no se le puede atribuir a Jesús de Nazaret porque éste habla de ‘amar a los enemigos’.
_______________________