Imprimir

CONARE, H. Gallardo, H. Mora,

R. Fragomeno,  junio-septiembre

2010.

 

     
    Consejo Nacional de Rectores (CONARE)
    29 de Junio 2010
(fragmento)

________________________________________

     RESPUESTAS A MENTIRAS, INEXACTITUDES Y FALACIAS

    “La educación es un gasto”.

    Es INAUDITO escuchar a un Ministro de Educación hacer un planteamiento de este tipo. Es una perspectiva chata y miope. La educación es tal vez la única variable de las políticas sociales que tiene la virtud de impactar simultáneamente en la competitividad económica, la equidad social, la conducta económica de la ciudadanía, la productividad, y la creatividad de personas y empresas sin importar su tamaño y naturaleza.

    “Las universidades no quisieron llegar a un acuerdo”.

    Es Falso

    Durante catorce meses, el CONARE ha negociado con honestidad y transparencia, el FEES 2011-2015, y lo ha hecho en el seno de la Comisión de Enlace. A pesar de la frustración y el cansancio acumulados, ha respondido a las solicitudes, a veces reiterada, de ampliar informaciones sobre costos, cifras, planes de inversión y opciones de colaboración con el Gobierno.

    Toda la documentación solicitada fue entregada oportunamente; sin embargo, en la discusión de los diferentes temas ha sido evidente que algunos representantes del Gobierno no han leído las propuestas o, en su defecto, no las han comprendido o las han mal interpretado. Es más hasta hoy los representantes del Gobierno no se han sentado a negociar, sino a tratar de imponer una única alternativa.

    Si los Rectores y Rectoras nos hemos mantenido ahí, a pesar del irrespeto y el tono de burla que se asume en ocasiones, para con nosotros como autoridades y para las instituciones que representamos, ha sido únicamente por el interés de llegar a un acuerdo que beneficie al país y a las universidades.

    “Las universidades no tienen planes, no planifican”.


    NO ES CIERTO

    Desde hace varios años, el accionar de las universidades estatales se desarrollan en el marco del Plan Nacional de la Educación Superior (PLANES), formulado por OPES y la Comisión de Directores de Planificación de las cuatro universidades estatales. El PLANES 2006-2010 está vigente. Las universidades trabajan en la formulación del correspondiente al siguiente quinquenio, que estará listo al finalizar el mes de junio según el plazo establecido constitucionalmente.

    De hecho el PLANES, en elaboración para el quinquenio 2011-1015 ha sido evaluado por expertos en planificación estratégica, como lo es Joan C Director de la Cátedra UNESCO en Planeación Estratégica.

    “A las universidades les ha faltado transparencia en la rendición de cuentas

    ESO es ABSOLUTAMENTE FALSO

    Las universidades públicas sí rendimos cuentas claras: cada año remitimos los informes correspondientes ante la Contraloría General de la República y las contralorías universitarias, ( Informes Gerenciales, Liquidaciones Presupuestarias, Informes de Auditorías Externas, Plan Anual Operativo, Informe de Estados Financieros… También lo hacemos por medio de evaluaciones periódicas, la extensión y la acción social universitaria.

    Todos los años los Rectores y Rectoras rendimos cuentas detalladas –en forma oral y por escrito– del quehacer institucional, en forma pública, actividades a las que se invita a las autoridades de Gobierno, a la prensa y al público en general. Nunca hemos visto, en 6 años de presentación de Informes de Gestión, una autoridad gubernamental, hacerse presente y desde luego que es claro que mucho menos se toman el tiempo de leer esa extensa documentación, de otra manera estarían más informados y cometerían menos falacias en sus afirmaciones.

    En las universidades evaluamos para mejorar carreras, la metodología de los profesores, los laboratorios, los sistemas informáticos. Además, nos evalúan agencias internacionales como Canadian Engineering Accreditation Board (CEAB), el CSUCA, y el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES).

    Quienes faltan a la transparencia son algunas autoridades de Gobierno quienes sino es por decisión de la Sala Constitucional no entregan la información solicitada. Que ellos nos den información, que hemos solicitado en forma reiterada, sobre las prioridades del Gobierno y los PLANES de los Ministerios de Educación y de Hacienda.

    “¿Aumento solicitado es desproporcionado, insensato irrisorio y fuera de la realidad?

    El financiamiento solicitado no es desmedido ni ruinoso, La propuesta de CONARE está fundamentada en una planificación seria, responsable, en una perspectiva de mediano y largo plazo y con base en los ejes del PLANES 2011-2015 y la visión de país, así como en los estudios técnicos correspondientes.

    En este sentido hacemos nuestras las palabras de un diputado, quien desde la Asamblea Legislativa, la semana pasada, se pregunta ¿desde cuándo es insensata la asignación de recursos para que nuestros hijos tengan una educación superior decente y de calidad?

    “La universidad pública no puede ser única prioridad nacional… el gobierno no puede ofrecer más porque los recursos fiscales son escasos

    El financiamiento de la educación superior no es un asunto de política fiscal, es asunto de desarrollo. El problema de la falta de recursos en Costa Rica es de origen fiscal: de cada tres colones, se dejan de cobrar dos por impuestos, según lo afirma el Ministro de Hacienda. Bueno, que sean más eficientes cobrando impuestos y que le cobren a las grandes empresas.

    Además, pese a que se discute en el país la urgencia de una reforma tributaria desde la Administración Pacheco, no ha habido voluntad política para realizarla, aunque se sabe que la de Costa Rica es una de las menores cargas tributarias del mundo.

    No es justo entonces cobrarle a la educación superior pública, y a sus estudiantes, la falta de liquidez provocada por los evasores y por la inutilidad del fisco de cobrar adecuadamente los impuestos.

    ESCENARIOS O CONSECUENCIAS DE UN FEES INJUSTO

    ¿Qué significa, como lo propone el Gobierno, una asignación del 4%?:

1. Despidos de personal interino, cierre de cursos,….
2. No puede darse el crecimiento planteado de incrementar la oferta para estudiantes de primer ingreso (3% anual)
3. Disminución de becas y del sistema de Bienestar Estudiantil en general. El compromiso de incrementar en un promedio del 17% la inversión en becas a estudiantes en las cuatro universidades, no se podrá ejecutar.
4. Imposible de ejecutar el Plan para que en el periodo 2011-2015 se aumenten las becas para estudios de posgrado en el exterior, para fortalecer la investigación, enseñanza y extensión universitaria en ciencia y tecnología. Eliminar la propuesta para que los necesarios 400 nuevos académicos obtengan sus grados avanzados en el extranjero.
5. Disminución de los horarios de cursos, contracción del programa de becas, contracción de la matrícula….
6. No se podrá avanzar con los procesos de ACREDITACION. Ahora menos que nunca ya que los costos con la nueva Ley de SINAES se incrementan.
7. Disminución de la actividad de investigación, lo que es lamentable, porque el 90% de esa actvidad se desarrolla en el ámbito universitario y es fundamental para mantener la competitividad del sector productivo nacional. Como sabemos, no hay desarrollo posible sin generación de conocimiento,
8. Disminución de los cientos de proyectos de extensión que se realizan, de la Educación Continúa, Capacitación Técnica…

    En fin…


    Lo más grave de los planteamiento de los Ministros de Hacienda y Educación es que conducen o se orientan, con sus exigencias concretas, hacia a un nuevo modelo de educación superior. Un modelo excluyente, en el que la venta de servicios debe darse para asumir algunos de los costos básicos de las universidades, donde priva el criterio de costo beneficio, ya que han afirmado que si una carrera es más barata en cualquier otra universidad, será a esa a la que se la pidan, el régimen de méritos lo debe subsidiar el vínculo externo remunerado, algunas afirmaciones o cuestionamientos sobre el régimen salarial indican una orientación hacia el salario único, exigencias para aumentar el número de estudiantes, en las áreas que ellos definan….

    Buscan forjar otro escenario para la educación Superior, ¿dar espacio a las privadas debilitando las

públicas?
____________________________

____________________________

 

     ¡AL FIN SE SUPO!

     Helio Gallardo

 

     En estos días se supo que la revelación que Dios hizo a Eugenio Trejos no fue que estaba llamado a ser presidente de Costa Rica sino el que sería parte del desastroso proceso en que los rectores de las universidades públicas renegociarían el Fondo Estatal para la Educación Superior con bajo ton y peculiar son. Según expertos, en contra de la opinión del Espíritu Santo, la comunicación divina a Trejos fue hecha en arameo y en Conare solo un exrector de la UNA entendía (no es que supiera lenguas sino que estaba en la jugada), pero, por algún motivo, no quiso cooperar. La traducción fue encargada entonces a un equipo mixto del MOPT, el ICE y la Asamblea Legislativa, pero su producto llegó tarde, recién en estos días. Alegaron errores en la concesión, dificultades con la Contraloría y problemas con la inusual lluvia.

    Se debe reconocer que la revelación divina, además de estar en arameo, era algo extensa. Decía: “Negociarás un largo tiempo sin saber quién está del otro lado, como si fuera un relato de Kafka, sin explicar a nadie por qué demandaste un 13% para luego bajar a un 11% y recibir, jubiloso, un 7% (LN: 26/08/2010), promesas, algunas miradas de conmiseración y el socarrón elogio del Ministro de la Presidencia. El Ministro de Educación no te dará la mano y en cambio pronunciará la palabra “pen…” (aquí el texto aparece borroso, por la lluvia o por llantos, los expertos no se ponen de acuerdo).

    En fin, que la vapuleada a los rectores fue prevista por Dios como completa y más encima tendrían que dar las más sentidas gracias. Si se ponían feos la siguiente cita era en la Asamblea Legislativa donde los atenderían diputados que no olvidan que las universidades públicas (algunas) se pronunciaron en contra del inadecuado TLC con Estados Unidos, contra las ilegalidades en relación con la concesión de los muelles de Limón, en contra de la explotación de oro y otros minerales a cielo abierto, por declarar el acceso al agua un derecho humano y bloquear su transformación en mercancía y, especialmente, por impedir que Óscar ingresara a un recinto universitario. “¡Aquí los quiero!”, gritaba histérica una diputada. “¡Son ateos!”, le coreaban varios mientras bebían agua bendita para reforzar odios y entrarles a los engreídos universitarios públicos con más fuerza.

    Si se hubiera traducido a tiempo la revelación divina, rectores y rectoras, quizás, se hubieran percatado que protagonizaban no una negociación sino una confrontación en el marco de un examen/prueba. Es uno de los procedimientos del neoliberalismo “a la tica”. Toquémoslos adonde les guste o les duela, a ver qué pasa. Démosles larguísimas largas, como si fueran transportistas “porteadores”, a ver si se tiran furiosamente a la calle y se echan encima la opinión pública. Mintamos en reiterados campos pagados asociándolos con la palabra maldita “sindicalistas”. Y, sobre todo, que esperen. Y cuando el asunto se haya cerrado, con su total humillación, que sigan esperando. Y no dejemos de manosearlos y ningunearlos. A la larga o a la corta, se acostumbran.

    Ayunos de revelación divina, y pese a garrotazos, allanamientos y dientes rotos, algunos universitarios ni siquiera se dieron cuenta que eran manoseables y manoseados. Roncaron el asunto como una “larga y difícil negociación”. No articularon fuerzas, no tomaron la iniciativa de explicar a estudiantes, académicos, sindicatos, ciudadanía, la seriedad de sus programas y el valor de una educación universitaria pública de alta calidad y la necesidad de que ella irradiara hacia al resto del sistema educativo y también hacia el conjunto de los habitantes. No pidieron apoyo a Nery Brenes. Quizás han perdido la capacidad para notar que existe.

    Tal vez por eso no pueda sorprender que la principal universidad pública del país cierre dos días (se pudo solicitar ayuda a los marines que están de visita) porque su autoridad se siente ‘irrespetada’ por los dirigentes de sus estudiantes y trabajadores organizados a quienes resiente como ‘descalificadores’ (¿será sinónimo de “enemigos”?) sistemáticos (LN: 28/08/2010). “El enemigo está adentro”. Es el mensaje de la contrainsurgencia. Si los rectores creen eso, apague la luz y vámonos. No solo es paliza, de la que uno podría recobrarse, sino momento de una triste y final despedida. Esto, dicho con cariño.


      P.D. Ya escrito y despachado este texto parece que retorna el diálogo interno en la UCR. Cada sector ha puesto de su parte. Mejor así.

___________________

___________________

 

 

    SOBRE EL FEES: ¿HÉROES O VILLANOS? 

 

     Henry Mora Jiménez

     Ciencias Sociales, UNA.      

 Pierde el tiempo hoy,
 y mañana será igual y pasado aún peor.
 Cada indecisión conlleva sus propios retrasos
 y los días se pierden lamentando el tiempo perdido.
 ¿Estas decidido? Pues no dejes escapar el presente,
 la audacia es genialidad, poder y magia en sí misma.
 
 Johann Wolfgang von Goethe, Fausto

 
     La toma del edificio de la rectoría por parte de un nutrido grupo de estudiantes y dirigentes sindicales el pasado jueves, ha levantado muestras de solidaridad en unos-, e indignación en otros.
 
    Podemos discutir los métodos, los objetivos y los resultados de esta acción, pero el evento en sí mismo resulta explicable ante el sentimiento de manipulación y mentira en muchos de los que marchamos en San José el 17 de agosto.
 
     Y no sólo es explicable, también es razonable. Si se nos dijo que era imperativo luchar por un 11 y hasta por un 13% de crecimiento real anual del FEES y sólo se garantiza un 7% para los dos primeros años y un 4.5% para los tres restantes; lo menos que puede uno preguntarse es, ¿qué habrá que sacrificar? A los estudiantes les preocupan las becas, el costo de la matrícula y los cupos de acceso a las distintas carreras. A los dirigentes sindicales y a todos quienes laboramos en la UNA- les preocupa la política salarial y la situación de los interinos entre otros puntos- para los próximos años.


      Y es que este será el primer convenio FEES que esté sujeto a tantas condicionalidades, por lo que la incertidumbre que se abre es su única certeza.
 
    En estas condiciones, el acuerdo logrado el viernes entre las  autoridades y los organizadores de la protesta es un buen punto de partida, siempre y cuando tomemos conciencia de que la lucha por un  financiamiento justo para las universidades públicas apenas comienza,  ya que lo firmado en la COMISION DE ENLACE es sólo una salida temporal para saltar del impasse.


     De mi parte, me siento más que agradecido por el espíritu de lucha y el sacrificio entregado por los estudiantes y dirigentes sindicales; me siento honrado de compartir con ellos y ellas el ser parte de esta comunidad.

    Y a las y los estudiantes que como el Fausto de Goethe mostraron audacia y decisión, sólo les pido que dentro de veinte o treinta años, lo piensen dos veces antes de condenar y vilipendiar acciones parecidas que con seguridad realizarán sus futuros hijos e hijas.


     Qui si convien lasciare ogni sospetto
     Ogni viltá convien che qui sia morta


 (Déjese aquí cuanto sea recelo
 Mátese aquí cuanto sea vileza. Dante, La divina comedia)



_____________________

_____________________

 

     
    ESTAMOS TODOS BIEN, SOLO ESTAMOS SANGRANDO.

 

     Roberto Fragomeno

     Director Escuela de Filosofía

     UCR

Alguien pone candados en los libros / y un silencio se aprieta en los armarios.

                                                                                                                                    

Jorge Debravo


    1.La educación pública cumplió en Costa Rica una función que no ha tenido en el resto de los países de la región centroamericana. Y ha sido responsable de una sociedad más integrada que la de sus vecinos sobretodo por la creación de una amplia clase media, a la que se le fueron ampliando los derechos en el último medio siglo. Lo puedo decir de otra manera: la educación pública en Costa Rica fue y es el principal vehículo de eso que los sociólogos llaman “movilidad social ascendente”.

    Obviamente fue y es un factor de poder. Fue la vía elegida por las élites gobernantes para integrar al proyecto de la república burguesa a un conjunto de personas heterogéneas y dispersas. La educación pública fue y es el lugar de domesticación social y de sociabilidad política y cultural.

    Todos los mecanismos de cohesión social inventados a partir del 48 son puestos en cuestión por el neoliberalismo desde la década del 80 a tono con las sugerencias descentralizadoras de los organismos internacionales quienes ya no parecen preocupados por la integración social y cultural sino por los objetivos fiscales dentro de las reformas del Estado. El resultado está a la vista y, lamentablemente, se ha naturalizado: es la profundización de la segmentación educativa que está más cerca de objetivos economicistas que pedagógicos.

    Concedamos que algunas cosas han cambiado: hay un mundo educativo institucionalizado pero también hay un mundo educativo por fuera de las instituciones escolares muy ligado a los medios audiovisuales, como por ejemplo, Internet.

    Otra cosa ha cambiado: la inclusión educativa no es sinónimo de inclusión laboral. Por un lado, hay cada vez más gente con acceso al sistema educativo superior. Por otro, la precarización del mundo laboral es un hecho. Tenemos más educación y menos trabajo. Y aquí hay uno de los problemas más importantes de dos fenómenos que vimos en el reciente conflicto del FEES: la despolitización de unos estudiantes y la radicalización de otros. En ambos casos, no alcanza con criticarlos por malcriados o por indiferentes. La despolitización y la radicalización no son productos espontáneos. En todo caso, la lucha estudiantil es participación política y como tal, está expuesta al error, al exceso, al verbo inflamado y a la hipérbole. Pero sea lo que sea no deberíamos olvidar que son nuestros estudiantes y no el producto de una conspiración. Por eso, toda política regresiva y persecutoria no es admisible.

    2. Siendo el neoliberalismo un movimiento popular es difícil sustraerse al automatismo que siempre cuestiona lo público. Los negocios privados no se discuten porque tienen vasos comunicantes con los poderes políticos y judiciales y con los medios. Y se protegen mutuamente.

    Por ejemplo, debilitar la recaudación, subejecutar presupuestos y aumentarse salarios a niveles inmorales en el mismo momento en que se desfinancia la educación ¿garantiza la estabilidad social? ¿Son burgueses serios los que nos gobiernan?   

    Cuando digo serios no los inhabilito para que tengan intereses. La burguesía se ha caracterizado por ser la clase que siempre los ha explicitado. A diferencia del catolicismo que habla en nombre del padre, los burgueses siempre hablaron en su propio nombre y saben (o deberían saber) como se hace para universalizar intereses. Tienen la vieja figura del contrato social para recordarlo.

    Una cosa es producir conocimiento para multiplicar la ciudadanía y otra para enriquecerse. Una cosa es redistribuir la riqueza y otra es la minería a cielo abierto. El problema no es la obviedad de lo que estoy diciendo, sino que siempre se trata de bienes comunes.

    Pero es cierto, éstos son vergonzosos. Un atentado al raciocinio, la pronunciación, la sintaxis y la lógica. Son la ruptura del contrato entre los ciudadanos/as por un lado y las empresas privadas y el Estado, por otro. Parecen estar siempre en estado de urgencias, como si después de ellos viniera el diluvio. Pero no nos sorprenden. Si cultivas un circo, te crecerán los payasos.

    Pero nada de las torpezas y mentiras de ministros y comunicadores podrá opacar todo lo que se hizo mal en este proceso de lucha por el presupuesto.

    Veamos: en ningún lugar del mundo y de la historia una negociación dura dieciocho meses. Si después de seis meses no se ha avanzado, es que la negociación fracasó y las cosas pasan por otro lado. Pero nosotros hemos demorado muchísimo en darnos cuenta que este es un gobierno confrontativo y no dialogante.

    Las autoridades universitarias no se percataron de este carácter. Nos dieron esperanza y la administraron mal. No tomaron nota del estilo. No se despertaron a la idea de que la verdad política es relacional y que, por ejemplo, la verdad de Hamlet no se entiende sin el príncipe de Dinamarca.

    Hemos leído en las páginas de este Semanario a la (casi) principal asesora del único diputado que dice que es de izquierda (y que lo es intermitentemente) que confiaba en la actual presidenta porque su condición de mujer la hacía distinta al gobierno anterior, como si una condición anatómica otorgara sensibilidad social. También hemos escuchado a los antiguos profesores de la presidenta sostener que ella es de un carácter dialogante porque así era cuando estudiaba en nuestra universidad, como si la gente fuera impermeable al paso del tiempo y a las vinculaciones que amarran o desamarran intereses.

    Y hemos visto como los Rectores de las cuatro universidades (entre los que se encuentra uno que apoyó públicamente la candidatura de la actual presidenta del país) construyeron el mito urbano del 13% y, armados de voluntarismo, creyeron que el proyecto de lucha podía crecer si dependía de la suerte de ellos cuatro que ejercían el liderazgo. Por eso, la información completa, las explicaciones y la discusión interna les pareció irrelevante. Y así les fue: la cohesión de la comunidad universitaria se fracturó y con el gobierno les ocurrió lo contrario que a César: llegaron, vieron y perdieron.

    Pero la derrota no fue por el número. Si fuera por el número nos fue bastante bien, considerando los aumentos que se registraron en América Latina (muy por debajo del 7%) o el descenso de un 5% en la Universidad de California. La derrota es porque perdimos el control de la sintaxis política. Ahora somos hablados e interpretados por el gobierno y por La Nación. Por eso no hay autocrítica. Porque somos hablados por otro y por supuesto, porque hay escenarios electorales por delante.

    Y ahora hay una herida abierta, un sentimiento de humillación. De cualquier experiencia histórica podemos extraer poder discusivo. Y aprender que del voluntarismo actual podemos pasar a una etapa de rigor comunicacional. Podemos recordar al filósofo holandés Baruj Spinoza para quien los milagros no están al alcance de la mano, pero la política sí.


______________________

______________________