Universidad Omega, N° 41,
Septiembre 2017.
 

   La Nación S.A. no descansa ni siquiera para las celebraciones patrias o cuando la Sele consigue un emocional empate ante un México futbolísticamente superior (en esta última ocasión). Titula su editorial del 6 de septiembre “Buena coreografía” (se pronuncia “buena” chirriando dientes y se aúlla ¡COREOGRAFÍA!). El malhumor del editorialista tiene su fuente en que el presidente Luis Guillermo Solís mostró un buen desempeño ante una Comisión de Diputados que investiga créditos del Banco de Costa Rica que disgustan a La Nación S. A. Un éxito público del Presidente enfurece a los “periodistas” responsables del periódico y a sus dueños y probablemente a amigos o socios de estos últimos. El grito oligárquico latinoamericano siempre ha sido: “¡Es plata nuestra y nos la están robando!”. En este caso se trata de las ganancias que provienen de la venta del cemento en el país que, hasta ahorita, había sido manejado por solo dos grandes empresas transnacionales cuyas casas matrices están en México y Suiza, países cuya transparencia financiera no es exactamente la mejor del mundo (en este momento recién están en proceso de mejorarlas, debido a presiones internacionales). Durante la administración de Solís se cambió legislación para permitir a otros empresarios participar en el mercado y ello precipitó el ¡escándalo! del “cemento chino”.

   A La Nación S.A. parece interesarle que se le corten testículos al nuevo empresario del cemento, un señor Bolaños, a quien es sospechoso de ser su carnal político, el polémico diputado Morales Zapata, al faraón de la DIS, Mariano Figueres, a algún directivo del Banco de Costa Rica y, curiosamente, al Ministro de Comunicación del presidente Solís (fue antes periodista de La Nación S.A. y se permitió discrepar de su línea editorial en un espacio que el periódico abrió para sus redactores), el periodista Mauricio Herrera Ulloa. El editorial del 6 de septiembre se abre con un “El gobierno ha dado muchas muestras de torpeza en materia de comunicación…”. Se lee, “¡Herrera, Sobrino del Gran Dragón, es un pésimo comunicador, un mediocre!”

      Dejando de lado pleitos de sótano el punto central es que, asesorado por el sobrino del Gran Dragón, el Presidente Solís fue a la Asamblea Legislativa con una coreografía que los burros diputados de la Comisión bailaron sin siquiera saber que danzaban. “Coreografía” se dice de la composición de un baile y de su representación. Los diputados resultan ser bailarines notables porque danzan espontáneamente una coreografía montada por la Casa Presidencial y lo hacen como los ángeles. El punto enfurece a La Nación S.A. Tal vez imaginó otro espectáculo.

   Por ejemplo: ingresa turbado y probablemente ebrio el Presidente Solís al sitio donde lo esperan sus indagadores (el periodista Herrera pidió libre el día queriendo escabullirse del desastre). La Comisión no le concede asiento al Presidente. Un diputado lo increpa: “Así que tú y tus amigos se llenan los bolsillos con las platas del Banco y del cementerito ése, ah!”. El coro de diputados comisionales lanza un “¡Pagarás por tus crímenes, bellaco!”.

   Por desgracia el baile no se desarrolló así. Los respetables miembros de la Comitiva Presidencial tomaron sus sitios en las butacas dispuestas, la Ministra de Economía, señora Geannina Dinarte, mostró la excelencia para la economía del país de contar con más de dos empresas proveedoras de cemento: torna su pequeñez más dinámica. El presidente Solís prolongó la explicación técnica de su Ministra con una explicación política (se le concedió media hora para hacerlo) y los diputados (¡¡¡burros burros burros!!! estima La Nación S.A.) le siguen la corriente, caen en el baile de Casa Presidencial, no le echan en cara a Morales Zapata ni otras contradicciones y deslices… y el Presidente abandona el escenario triunfante cuando debió hacerlo enmierdado para siempre.

    Un Solís triunfal resulta insoportable para el ego de La Nación S.A. Por eso imagina en su editorial cómo Ella habría organizado esa comparecencia. Se ve Parlamento La Nación S.A. Y Corte de Justicia. Como dicen en La Carpio “El poder (dinero) y la palabra aturden. Y el poder y la palabra absolutos aturden absolutamente”.
___________________________

   Conversación

   Ignacio, Laura, Silvia (Costa Rica).- Hace unos minutos escuchamos al Fiscal General de la República, señor Jorge Chavarría, diciendo que existían investigaciones en curso respecto de algunos créditos del Banco de Costa Rica y que dentro de ellos se encuentra el que permitió que entrase otro importador de cemento en el negocio. ¿No estará usted defendiendo a los sinvergüenzas?

   HG.- Quien esto escribe no tiene poder ninguno para defender ni para denunciar sinvergüenzas. Mi artículo versa sobre el rencor de La Nación S.A. porque los diputados bailaron sin saber que bailaban una coreografía de la Casa Presidencial. Coincido en que se trató de una coreografía. Es usual que los funcionarios públicos lo hagan. No es ilegal la coreografía. Una de las más famosas, en este caso de un ex-funcionario público, fue la "entrevista" concedida por el hijo dilecto de la señora Olsen (José María Figueres) a Ignacio Santos. Tal vez ustedes la vieron y quizás sonrieron cuando en un gesto de emoción cómplice el exPresidente tocó la rodilla del "periodista". Esa coreografía no convenció a muchos y el hijo predilecto de la señora Olsen no consiguió presentarse a una reelección en el 2012. Ahora, también, como ustedes, escuché al señor Fiscal y me enteré que el asunto del cemento está en investigación pero que, por el momento, la entidad contralora pertinente, no el Banco de Costa Rica, le informó que en el préstamo mismo al nuevo exitoso empresario privado, no parecía existir delito. Pero que seguirán investigando alrededor de él porque se perciben fetideces. Fue terminante al señalar que la Fiscalía estima que existen delitos en el manejo del banco. Esperaremos se aclaren. Ahora, en el espacio televisivo en el que escuché esta declaración la noticia anterior a la presentación del señor Fiscal versó sobre una ciudadana atropellada por un vehículo no muy común y al que un video parece haberle tomado la placa. Aunque el atropello ocurrió hace ya tiempos la investigación no ha identificado al vehículo ni menos a su conductor (huyó tras su desacierto). Parece el caso de un clásico conductor pudiente e influyente, o alguno de sus empleados de confianza, o uno de sus parientes cercanos, y de una ciudadana de a pie, afectada, humilde y víctima de un delito. El asunto de la impunidad de los poderosos viene al caso porque en el suceso del cemento las únicas empresas que hasta ahora podían importar y vender cemento también recurrieron, años atrás, a funcionarios públicos para conseguir el duopolio. El empresario cuestionado actualmente, el señor Bolaños, aparentemente realizó maniobras semejantes con personeros de la administración actual y además hizo su negocio con un crédito bancario del sector público. Lo que revelan la trama anterior y la actual es que el Estado costarricense tiene facetas y sectores patrimonialistas y clientelares que no son de hoy y que los grupos y personas que se han servido de ello para hacer parte de su riqueza privada ayer no desean que otros los utilicen hoy. Por supuesto estoy descubriendo el agua tibia. Cuando el PAC hablaba de un gobierno del cambio algunos al menos pensamos que le entraría a estos negativos rasgos estatales y gubernamentales. Pero al parecer la tarea de empezar a remover lógicas patrimonialistas y clientelares o rentistas podría comprometer y paralizar la gestión pública. Es el versito de lo si lo quito me muero y si me lo dejo me mata. Entonces avanzar en sacudirse la corrupción se queda en denunciar que algunos automóviles del sector público han desaparecido. Ridículo. Que los autos desaparezcan sin dejar seña, siendo estatales, no es bueno, pero no es ni de cerca un ataque a los núcleos más dinámicos de la corrupción estatal y privada costarricense. Estos núcleos empezaron a destaparse cuando un Fiscal anterior le entró a dos ex-Presidentes e intentó, sin éxito, hacer lo mismo con un tercero. Por desgracia, fue flor de un día. Pero, insisto, quien esto escribe tiene poder muy menor a cero para defender o denunciar corrupciones y corruptos. 

   Hugo, Esteban (Costa Rica).- Estimamos que resulta cómodo para alguien afirmar que carece de poder para denunciar corrupción y, al hacerlo, ubicarse en el bando de los corruptos. El periódico La Nación desea que la fetidez de los corruptos se puede oler y sea castigada y eso es lo que la anima a denunciar.

   HG.- Que no tengo ese poder se sigue de no poder participar en política por razones jurídicas. Denunciar la corrupción estatal y privada es tarea de partidos políticos y de ciudadanos costarricenses. Pueden existir ciudadanos que se distingan en esta lucha, pero la efectividad de su desempeño se liga con su efectividad en el ámbito de la política, que es terreno de organizaciones ciudadanas (partidos) y sociales. Y, por supuesto, del aparato judicial. En Costa Rica existió un Fiscal General, Francisco Dall’Anese que investigó actuaciones que consideró delictivas de los ex-presidentes Calderón Fournier y Rodríguez Echeverría y que quiso hacerlo también contra el expresidente Figueres Olsen. Solo consiguió una condena (2009) en el primer caso, una espesa sopa de equívocos en los Circuitos Judiciales en relación con el segundo (2010-2016) y no logró avanzar en la tercera investigación (2004). Tuvo más éxito en la condena de un sacerdote (2007) que era el brazo derecho del Arzobispo. Pero la valentía personal del señor Dall’Anese no encontró eco en los partidos ni en la ciudadanía y más bien le significó derrotas en su carrera en el Poder Judicial local. Sus investigaciones y denuncias hicieron que el señor Antonio Álvarez Desanti, actual candidato presidencial del Partido Liberación Nacional, las utilizara para abandonar este partido alegando que lo que lo distinguía al PLN del otro partido mayoritario era que sus acciones corruptas se realizaban con mayor y mejor blindaje. Por ello fue candidato presidencial por un partido que él creó (Unión para el Cambio) en la campaña que dio el triunfo a Óscar Arias (PLN). Su derrota fue muy amplia y dura y Álvarez retornó al Partido apoyando las candidaturas de la señora Laura Chinchilla y del señor Johnny Araya. La mención de Álvarez Desanti viene al caso porque en estos días y con ocasión de la instalación de una nueva Asamblea Nacional del Partido Liberación Nacional se refirió de esta manera al escándalo del nuevo empresario cementero: “¿Cuándo en la historia de Costa Rica se ha visto que un presidente reúna a varios de sus ministros con un empresario participando en un negocio particular y que en cuestión de 72 horas se dicten los decretos que son necesarios para facilitarle los negocios a ese empresario ¿Cuándo en la historia de Costa Rica hemos visto que una actividad empresarial y un negocio se monte desde la misma Casa Presidencial?" (La Nación S.A., 10/09/2017). El señor Álvarez Desanti es abogado y tal vez introdujo las 72 horas para distanciar los casos de los expresidentes Calderón, Rodríguez y Figueres Olsen que no utilizaron ese plazo temporal para ganarse pleitos judiciales (o casi, en la última situación). Porque la respuesta a su pregunta acerca de cuándo en Costa Rica se ha visto que un negocio privado se monte en la Casa Presidencial… resulta fácil y precisa, podría darla cualquier ciudadano si quisiera o le hubiese conferido importancia al asunto: el expresidente Calderón Fournier fue sentenciado a 5 años de prisión en octubre del 2009 por este tipo de asuntos. El expresidente Rodríguez a una pena semejante el año 2011; se anuló este fallo en el 2012 y fue absuelto, debido a su apelación, creo en el 2014. Su situación sin embargo no es del todo clara o definitiva puesto que la Fiscalía ha apelado esta absolución (después de fallar curiosamente en la presentación de una prueba central) y porque tal vez podrían presentarse otras situaciones jurídicas difíciles para él. En el caso del señor Figueres Olsen no se consiguió levantarle cargos judiciales y por ello el delito no existe. Y en estos casos se trata, al menos en uno, de procesos judiciales resueltos localmente. No de especulaciones por la prensa que el Fiscal General afirma estar investigando. La memoria (o el deseo de activarla) de quien esto redacta es, como se ve, algo más precisa que la del señor candidato Álvarez Desanti (quien al parecer confía en que la de los ciudadanos se parezca a la de él), pero la diferencia está en que él utiliza el “escándalo del cemento” para ganar votos y parece saber que a la ciudadanía puede importarle (como chisme, pataleta o etcétera) la corrupción de un gobierno que ya se va, pero que en el fondo tolera la corrupción pública o privada porque cree saber que “no hay de otra”. Es el reino de los poderosos, no de los ciudadanos sencillos. Y los asuntos de los poderosos se resuelven en espacios privados. La prensa no informa de ellos o informa solo si busca algo o no puede evitarlo. El PAC (un nombre propio más que un partido) está en el gobierno, pero no es poderoso. El señor Juan Carlos Bolaños Rojas, protagonista central de los escándalos del ‘cemento chino’ y de préstamos de bancos públicos desea ser millonario, tal vez ya lo es, pero no es poderoso. De modo que resulta fácil darle, a él y a sus amigos y asociados, en la cabeza. Y en el estómago y en el trasero. Este castigo se puede utilizar para las próximas elecciones y también como lección para que este PAC no gane nunca más.

   Diego, Irma (Costa Rica).- ¿Por qué el PAC no tendría que ganar nunca más?

   HG.- En realidad un Partido de Acción Ciudadana no existe. En su seno se dan tendencias que no se ponen de acuerdo entre sí y que incluso se enfrentan como enemigas. El principal diputado “pacista” en cuestión en los líos recientes, Morales Zapata, es enemigo visceral del fundador del PAC y también diputado, Ottón Solís. Éste último es el abanderado de la probidad en la función pública. Y existen otras diferencias internas, nunca zanjadas, en el seno del PAC. Además de sus divisiones internas, la presencia nacional del PAC es también débil. Su trabajo en provincias y en sectores específicos es floja o inexistente, en parte como consecuencia de sus divisiones internas. Ganó las elecciones presidenciales últimas (2012) más por errores adversarios y circunstancias que por méritos propios. Para el PLN de Álvarez Desanti el PAC es un “enemigo” porque este grupo teme que fallar en dos elecciones consecutivas le haría perder irreversiblemente sus posiciones entre los empleados públicos en los que encuentra los sectores más dinámicos de apoyo. El PLN es también favorito entre los poderosos. Un sector del PAC coquetea con los sindicatos de estos empleados públicos y esto podría resultar peligroso para el apoyo electoral del PLN que además sí tiene un trabajo nacional aunque no una idea-de-país. Ahora, pasadas las elecciones próximas el PLN (también ideológicamente inexistente) podría decidir un acercamiento entre sectores del PAC y sectores del gobierno. Divisiones y corrupciones aparte, la situación fiscal y del país viene demandando hace rato algunos ‘acuerdos nacionales’. Por supuesto, no serán ‘nacionales’ sino entre ciertas cúpulas. La ciudadanía no es tomada en cuenta y en Costa Rica tampoco presiona para serlo. Se vive un destino triste pero muy latinoamericano.

   Álvaro,Sebastián, Eddie (Costa Rica).- Los sucesos de los últimos días  de septiembre y primeros de octubre parecen confirmar que el "cementazo" traerá olas para la Casa Presidencial. Tal vez el presidente Solís montó una buena coreografía ante los bobos diputados (según La Nación), pero las plumas siguen salpicándolo porque gente a él al Presidente apuró los trámites para que el nuevo empresario cementero consiguiera que sus importaciones entraran al país.

   HG.- En realidad el 'nuevo' empresario solo lo es en el campo del cemento. Ha hecho sus dineros hace ya algún tiempo y es conocido en el medio político porque conseguía contratos con dependencias públicas. Este señor, de apellido Bolaños, es quien ha sido principalmente exhibido por La Nación S.A. Los créditos bancarios de distinto tipo le fueron cerrados y sus garantías están pasando a poder de los bancos. Es probable que aun así salga con dinero del asunto, pero su status personal, si alguna vez lo tuvo, será muy difícil de recuperar. También podría enfrentar acusaciones judiciales, pero serán lentísimas y la resolución incierta. Gananciosas han salido en este frente las empresas del duopolio cementero, Holcim y Cemex, porque liquidaron a un competidor eventual (que probablemente nunca se interesó en bajar el precio del cemento en el mercado costarricense). La Nación S.A. también salió gananciosa en este espacio porque mostró su poder aniquilador. Pero no estimo que este frente de la pugna haya sido el más importante para La Nación S.A. Considero que su principal objetivo era mostrar a la Casa Presidencial y al Presidente Solís y sus allegados como corruptos o al menos como incompetentes. Por esto mi primer artículo sobre el asunto fue irónico. A La Nación S.A. le fallaron los diputados. Tenían al "gran jefe" en sus manos y bobamente lo dejaron ir. Gran Jefe es el alias que le adjudica La Nación S.A. en este octubre al Presidente Solís. Por supuesto es el jefe de la banda que estafa a bancos y simula importar cemento para llenarse los bolsillos. "Gran Jefe" llamó, digamos ligera o coloquialmente, el Viceministro de Hacienda actual, un señor Rodríguez, al presidente Solís en un correo privado dirigido a otro funcionario. A poco de finalizar su administración el PAC no ha advertido que lo tienen en la mira, la oligarquía lo tiene en la mira, desde que llegaron a Zapote. Hasta al pacista que sufra de hemorroides lo expondrán por el culo. Es la guerra. Y también tiempo pre-electoral. La Nación S.A. no ha terminado de digerir la derrota de Johnny. No se vea aquí alguna obsesión mía. En estos días de octubre (primera semana) Costa Rica sufrió daños materiales y sufrimientos humanos en prácticamente todo el territorio (entiendo se escapó Limón) debido a una tormenta tropical con efectos de deslizamientos de tierras, crecimiento de ríos, inundaciones, corte de la energía eléctrica, pérdidas totales de cultivos, muertos y desaparecidos. La portada del 4 de octubre de La Nación S.A.  trae como principal titular INGRESO DE CEMENTO CHINO ALEGRÓ 'AL GRAN JEFE', y lo acompaña con foto grande de un personaje minúsculo que dio esa información a una Comisión que investiga el 'cementazo' en la Asamblea Legislativa, la misma que bailó la coreografía presidencial. Hoy, 5 de octubre, la primera plana del periódico trae grandes fotos de tres personajes: el diputado "amigo" del presidente, Víctor Morales, al medio el Presidente Solís y a la derecha el señor Rodríguez ya mencionado. Pequeñito abajo, en el ángulo inferior izquierdo (desde el punto de vista del lector) "País amanece en alerta roja por aguaceros e inundaciones". El titular de esta primera plana, enorme, sobre las fotos del tridente, VICEMINISTRO PREGUNTÓ POR CEMENTO ANTES DE IR A CITA CON MORALES ZAPATA. ¡Ésta es LA NOTICIA! En el país hay muertos, miles de damnificados, medio millón de personas sin agua, clases suspendidas en todo el territorio, la meseta central se descompone y reconfigura por los deslizamientos e inundaciones, se postergó un día el juego del equipo nacional de fútbol que podría con su resultado llegar al Mundial de Rusia... y la noticia periodística para La Nación S.A. consiste en mostrar al presidente Solís en el centro de la corrupción y la bobería. Se siente enfermizo. Si se mira los principales canales de televisión ellos muestran prácticamente todo el día los dramas y heroísmos que protagonizan los pobladores efectados y los esfuerzos privados y públicos por mitigar los primeros y reconocer y aplaudir los segundos. También se aconseja a la población buscando su sobrevivencia. Pero para La Nación S.A. la única  gran noticia es el Gran Jefe Corrupto. En este campo, el de hundir a la administración Solís, y a su cabeza, La Nación S.A. ha tenido menos éxito del que desea lograr con su truculencia. Por el momento aquí los grandes derrotados son la ciudadanía y el periodismo profesional, no el Presidente Solís y su administración que han tenido de las malas y de las no tan malas. El PAC en cuanto partido no puede ser derrotado porque no existe. Se derrota solo.

   Irma (Colombia).- Con algunos compañeros del magisterio sigo su sitio con alguna regularidad. Me llama la atención que diga que el partido político actualmente gobernante no existe. ¿Podría ampliarnos su comentario?

   HG.- Les agradezco el seguimiento. Los profesores organizados de Colombia, en un muy complejo ambiente de desempeño, tienen una tradición de organización y estudio. El régimen democrático de gobierno de Costa Rica contiene, como todos los regímenes específicos, sus peculiaridades. Una de ellas es que hace desde ya mucho funciona sin partidos ideológicos. El giro 'desde hace ya mucho' quiere decir al menos desde la década de los noventa del siglo pasado. Los partidos existen nominalmente, pero no hacen su tarea. Sus dirigentes y miitantes no estudian el país y la región y por lo tanto no presentan a  la ciudadanía un diagnóstico de la realidad ni de sus posibilidades y riesgos de futuro y tampoco tienen la voluntad ni la capacidad para educar en ideas (que por lo demás no tienen) a quienes van ingresando, más como votos y pegabanderas que como otra cosa, a sus filas. Existen personalidades políticas, más mediáticas o inmediatistas que otra cosa, en los planos locales y nacional, pero se trata de figuras no de estadistas. Un buen número de ellas tiene intereses estrictamente particulares. Los partidos (uno 'socialdemócrata', otro 'social cristiano', otro 'cristiano clerical', etcétera) se mueven como tales partidos solo para las elecciones (las hay periódicamente municipales y nacionales). En otros períodos no existen pronunciamientos ni definiciones de fondo, ni de ningún tipo, sobre los asuntos nacionales ni regionales ni internacionales. Por ejemplo, las discusiones para avanzar en una paz en Colombia, ni una palabra de los partidos. ¿Que podría esperar de la presidencia Trump el área centrroamericana? Ni una sola palabra de los partidos. ¿Como avanzar en alguna solución al déficit fiscal?, un desafío local importante. Ni una sola palabra de los partidos, ninguna propuesta de mesas de trabajo permanentes, etcétera. En este vacío político-ideológico-ciudadano, un medio periodístico escrito (semiasociado al menos con un Canal televisivo y con radioemisoras) decide desde sus páginas la agenda política y sus caracteres. Se trata de la única presencia política permanente con estilo de partido. Los gobiernos tienen prohibido realizar guiños partidarios. El periódico y sus socios ofrecen la visión que de Costa RIca tienen sus propietarios a los que podría determinarse como una neoligarquía (que perdió poder en la década de los 50 del siglo pasado pero que ha venido recuperándolo al menos desde la década de los 80 y hoy se refocila pasando factura). Como no existen partidos ni mesas de trabajo ciudadanas tampoco se da ciudadanía mínimamente ilustrada. Este régimen democrático sin ciudadanía también es de Ripley. Las decisiones de las gentes son antojadizas y por lo tanto los resultados de las elecciones tienen poco alcance en la marcha del país. Si algún partido quiere parecerlo, se le acusa/determina mediáticamente de "comunista" y ya queda aislado. Al país lo maneja su economía, abierta y enferma, como todas las latinoamericanas, que está principalmente en manos de minorías adineradas (neoligarquías y enclaves transnacionales) y sus clientelas. Existen sectores sociales relativamente organizados, cooperativos principalmente y algunos gremios, pero funcionan o clientelarmente o sectorialmente, sin mayor dimensión política. Los empresarios sí están organizados y se comportan como grupos de presión. Un régimen democrático sin partidos políticos ni movimientos sociales obviamente no resulta democrático-ciudadano, pero ésta es la realidad de la Suiza centroamericana. El Partido de Acción Ciudadana no escapa a esta realidad. Tampoco es fácil abandonarla.

Minutos después de leer y atender su correo veo La Nación S.A. del día 6 de octubre, hoy. Hoy sí se ocupa casi enteramente de la tormenta: "¡Nada se le escapó a Nate!" titula con foto de una vivienda destruida y un auto sumergido hasta la mitad de las puertas en el lodo. Abajo un cintillo sobre la Sele y el juego reprogramado para el sábado. Y adentro 10 páginas sobre el desastre. Pero se dieron tres días, entre pretormenta y tormenta, y ningún titular y ningún recuerdo a la población sobre medidas de seguridad. El periódico circula más de 100.000 ejemplares. Pero para ellos, con la desgracia encima, la "tormenta" debía recaer exclusivamente sobre el Presidente que les provoca neurosis. Pero el periódico no lo olvida. Su página de opinión de este 6 de octubre alarga sus tesis con un artículo que se atribuye a una dama de profesión ingeniera industrial. El mensaje es directo. Le pide al presidente Solís que "exija renuncias donde corresponda y no como medida mediática sin mayor impacto, que ordene investigaciones y no se escude en procedimientos que se llevan a cabno en otras instancias, y que demuestre que quiere pasar a la historia como el presidente que generó un punto de inflexión en los actos de corrupción en los que está inmerso el país al parar la impunidad"  (De verdades y silencios, p. 20A). Es la línea editorial del periódico. Dos detalles: el presidente ya pidió la renuncia a un diputado por aparecer recibiendo una "regalo" de 3 o 4 mil dólares. El diputado no renuncia. Sigue una tradición. Tienen fuero estos diputados y ninguno de ellos renuncia a él. Se debe espera que terminensu mandato para llevarlos a un circuito judicial. En otro ángulo, en Costa Rica existe división de poderes y las investigaciones de peso las realiza la Fiscalía General, no el Ejecutivo. Pero si el Presidente no hace lo que la columnista le demanda, pasará a la historia, según ella, o sea según La Nación S.A. "... como el presidente que se hizo la vista gorda, que actuó para la cámara y enterró su cabeza como un avestruz, defendiendo a sus amigos y allegados mientras la institucionalidad y la confianza ciudadana se resquebrajaban". Es la línea del periódico y no la cambiará, haga lo que haga el presidente Solís. La Nación S.A. estima que ya reventó al nuevo empresario cementero y que ahora solo resta tirar lodo sobre el presidente-PAC como la mejor manera de asegurarse que otra vez un plutócrata de entre los suyos presidirá el país. Como se advierte, así se cierra, por el momento, el sainete de la coreografía que el Presidente Solís logró los diputados bailaran en su comparecencia ante una Comisión leislativa. La Nación S.A. no perdona ese danzón. Por ello incluso exige lo que el orden institucional no le permite al mandatario. Si el hombre fuera de ellos le aplaudirían hasta una maleta con ene millones de inexplicables dólares.

Celia (Costa Rica).- Creo que el principal banco estatal involucrado es el de Costa Rica, no el Nacional. No es el único.

HG.- Le agradezco la intervención. Tiene usted razón. Ya había corregido ese error. Como tengo mi cuantiosa fortuna en el Nacional (es broma), siempre confundo los nombres cuando alguno parece va a sufrir pérdidas. Gracias de nuevo.

Jean Louis (Costa Rica).- Estimado Helio Gallardo: una respuesta suya a los señores Álvaro, Sebastián y Eddie deja en evidencia un aspecto muy negativo: el hecho de que solo cuando La Nación S. A. entró de lleno en el caso del Cementazo empezaron a rodar cabezas. O al menos sacudió la casa de cristal o el castillo de naipes construido. Me parece muy grave que para el país sólo uno o dos (si es que son distintos) medios de comunicación masiva reúnan tanto poder para formar la opinión pública, como lo son La Nación S.A. y Teletica. ¿Qué pasa con el trabajo del Semanario, CR hoy e inclusive la Extra? ¿Qué pasa con comunicadores independientes a quienes inclusive han amenazado por este caso? A Diego Delfino le “ofrecieron” el premio Parmenio Medina si seguía indagando. Actualmente el Estado se encuentra en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos discutiendo con la sociedad civil el tema de la desconcentración de medios. ¿Cree que una eventual sentencia de la Corte IDH dé un mayor peso a la voz de otros medios y comunicadores independientes? Un saludo.

HG.- Gracias por interesarse. Usted apunta a asuntos que para la ciudadanía costarricense  resultan de decisiva importancia. Primero, es poco conocido en el país (los medios no informan al respecto) que la Comisión (no la Corte) de Derechos Humanos de la OEA posee una Relatoría Especial sobre libertad de expresión y que ella se preocupa también de "... la concentración indebida de  la  propiedad  de  los  medios  de  comunicación  y  el déficit  de  pluralismo en  los sistemas  de  medios  de diversos  países  de  la  región,  lo  que  reduce  el  debate público y la posibilidad de que todos los actores se expresen. El reconocimiento del sector comunitario en los medios de comunicación sigue siendo un desafío y una tarea pendiente en muchos países del continente" Itálicas no están en el original). Por supuesto no constituye su único interés en este campo. Están también los asesinatos de periodistas (36 casos el año 2016) y las presiones contra ellos, las medidas de Gobiernos y Estados para acallar a los medios y la abierta censura estatal. Puede verse el resumen ejecutivo de este informe en http://www.oas.org/es/cidh/expresion/docs/basicos/RESUMEN_EJECUTIVO.pdf
A mi me interesan especialmente el déficit de pluralismo determinado por la concentración (y orquestación) de la propiedad de medios y sus alcances para el debate público y la posibilidad de expresión de los diversos sectores de la población. Dentro de estos campos me preocupa, para la situación costarricense, y específicamente en relación con La Nación S.A., la penetración de la línea editorial en el ámbito de los periodistas profesionales cuya tarea es informar para que los lectores construyan su opinión. Un periodista profesional no orquesta la información para alcanzar un efecto determinado en los lectores. La Nación S.A. no respeta ese criterio. Viola así los derechos profesionales de sus periodistas. Por supuesto, no pretendo que ellos reclamen. Recibirían alguna sanción y quizás resultarían despedidos. En un medio pequeño como el de Costa Rica esto podría significar el final de su carrera profesional.


Ahora, incluso si la Corte Interamerican interviniera (podría hacerlo en casos específicos presentados a su despacho) ella carece de medios para que sus resoluciones se cumplan y menos si se trata de un espacio privado. Y la información manipulada proviene de sectores privados y públicos. Ambas buscan aparentar lo que no practican: transparencia y probidad. Las redes sociales en su forma actual no constituyen respuesta a este desafío porque por definición resultan manipulables. La Relatoría Especial de la OEA señala otro camino: "El reconocimiento del sector comunitario en los medios de comunicación sigue siendo un desafío y una tarea pendiente en muchos países del continente"  (itálicas no están en el original). Constituye una idea valiosa pero este sector comunitario tendría que estar respaldado por financiamiento ciudadano directo y esto supone formas de organización hoy difíciles de plasmar. El punto central aquí es que el control privado de los medios masivos los ha transformado en aparatos muchas veces orquestados de manipulación de la población. En el caso de los periódicos por eso resultan tan importantes los titulares de las primeras planas. Es lo que más llega a las gentes, aunque ni compren ni lean el diario. Las portadas inducen opinión.


Usted menciona otros medios costarricenses y se pregunta en qué están. De los que nombra solo leo regularmente el Semanario Universidad. Por muchos años colaboré como columnista allí. Hoy tiene mayor autonomía que cuando dependía de la Vice-Rectoría de Acción Social. En el caso del cemento se ha inscrito (con o sin conciencia y con variaciones) en el tren que maneja La Nación S.A. Ésta defiende el duopolio, y también desea involucrar el Presidente Solís (y con él al PAC) en el tráfico de influencias políticas. Está en campaña. El Semanario pudo tomar otro rumbo. Investigar el negocio del duopolio en el sentido de mostrar las ventajas que obtuvo en su momento y las ganancias que se consiguen con ellas (si es que las hay). También pudo reseñar la historia pública del diputado cercano al Presidente y entrevistarlo junto al empresario Bolaños. Todo esto sin dejar de informar respecto de los préstamos y sus usos. Estimo que eligió el camino fácil de sumarse al "cementazo". Este 'cementazo' es la punta de un iceberg y compromete a muchos circuitos de la existencia privada y pública. El Semanario había informado antes sobre el mercado del cemento, en septiembre del 2016 e hizo una entrevista, de buena calidad, ni agresiva ni apologética, de dos páginas, al empresario Bolaños en agosto de este año 2017 (N° 2191). Pero el camino recorrido posteriormente ha sido irregular. Ahora, el Semanario no puede competir con La Nación S.A. Sale una vez a la semana y su circulación probablemente no llega ni a 1/7 de la del diario, es baja y localizada en muy pocos espacios. Los universitarios no lo compran ni el semanario (o la UCR) tiene una política que lo haga llegar a los estudiantes. Es decir por carácter, circulación, recursos e influencia no puede competir. En un diario europeo de gran circulación y peso inventaron alguna vez un Defensor de los Lectores que con alguna periodicidad criticaba los enfoques noticiosos del diario. A ese defensor lo pagaba el mismo diario. Era un tipo de luz en la colina. Poco, pero algo porque invitaría a la gente a pensar y al medio a autocriticarse. La Nación S.A. (hay una en cada capital latinoamericana) es soberbia. Hoy día la prensa no se da medios para cooperar en la tarea de producir ciudadanía responsable. Se comporta como un factor más de un degradado escenario de negocios. Lástima.

Daysi (Costa Rica).- Considero erróneo opinar que el Semanario Universidad se plegó al programa de La Nación S.A. como usted la llama. Esta misma semana una publicación de este medio muestra otro frente que el mismo Semanario abrió y al que no se ha dado en La Nación la misma importancia: el de la Fiscalía General. Ya se produjo una renuncia, la de la señora Berenice Smith, subrogante en la Fiscalía General, por solicitar a la Sala Tercera una desestimación de vínculos entre el empresario Bolaños y los diputados Morales Zapata y Guevara Güth, desestimación que se unía a la que se resolvió a favor del ex-parlamentario Wálter Céspedes. El documento de la señora Smith se hizo escamoteando el abundante tráfico telefónico entre Bolaños, Morales y Guevara El asunto compromete al Fiscal General y, otra vez, al juez Gamboa. Este último juez también había sido revelado por el Semanario como cercano al empresario Bolaños. Mi juicio es que el Semanario maneja otra agenda en este escándalo.

HG.- Lleva usted razón. Fue prematuro y erróneo de mi parte señalar que el Semanario Universidad parecía haberse plegado al programa de La Nación S.A. Adquiero este semanario los días jueves y cuando hice la referencia no había aparecido el N° 2201 con la crónica de la periodista Hulda Miranda Picado que entrega la información que usted reseña. Para corregir errores, el tiempo. Periodísticamente, además, existe una notoria distancia entre el tratamiento periodístico que hace La Nación S.A. de la situación y el que le entrega el Semanario. La Nación S.A. ha utilizado el material presentado por Universidad y menciona la fuente, pero su fuerte es el refrito y la orquestación de informacion y opinión que buscan mostrar que el gobierno de Solís, incluyendo al Presidente, es corrupto. Ya me referí al hecho de que en el frente del negocio del cemento, el empresario Bolaños fue destruido y que los frentes de La Nación S.A. se desplazan a Zapote y la banca estatal. El Semanario Universidad intenta mostrar otros frentes, investiga y no realiza refritos ni orquesta la información. Sin excusa de mi parte, ocurre también que el semanario aparece cada siete días. Y en alguna semana pareció inclinarse a la propuesta de La Nación S.A. Por suerte para todos y para el periodismo del país no ha sido así. También hay que enfatizar que creo es primera vez que la periodista Hulda Miranda se ocupa del caso. Hay que felicitarla y agradecerle. A lo que usted ha señalado quisiera añadir algún detalle: el Fiscal General estaba convenientemente fuera del país cuando la Fiscalía tramitó a la Sala Tercera información omisa. Y ya se habla en la Fiscalía de un "chivo expiatorio", un señor Ricky González quien, tal vez por negligencia o pereza u otros motivos, dio a la señora Fiscala subrogante ya renunciada información recortada en beneficio del diputado Morales Zapata, Guevara Guth y del ex-parlamentario Céspedes Salazar. Y, obviamente, del empresario Bolaños. Le agradezco la lectura y que se haya dado tiempo para hacerme llegar su opinión.

Berta, Hugo (Costa Rica).- A usted le disgusta el periodismo de La Nación, pero lo que ha dicho el señor Jean Louis respecto a que "solo cuando la Nación entró de lleno en el caso del Cementazo empezaron a rodar cabezas. O al menos sacudió la casa de cristal o el castillo de naipes construido". ¿No le parece a usted esto apropiado para la salud del país y propio de un periodismo de alto nivel?

HG.- Volveré a recordar que mi artículo inicial versó sobre la irritación de La Nación S.A. porque el presidente Solís salió ( con orquestación o sin orquestación) bien librado de una comparecencia ante una Comisión de la Asamblea Legislativa. Que un medio se interese en el tráfico de influencias, que investigue y que el asunto se de a conocer a la opinión pública merece elogio y reconocimiento, y es parte de las funciones en las que un periodismo profesional puede mostrarse como factor de apoderamiento de la ciudadanía. Lo que critico es que el periódico extienda su criterio editorial (que perfectamente puede expresar a sus dueños) a la línea informativa y que la irritación editorial se extienda a una orquestación de la información periodística y se transforme así en manipulación. En una nota breve el señor Rodolfo Piza Rocafort, candidato socialcristiano a la Presidencia en las próximas eleccciones presidenciales, se quejó de ser aludido en el caso del cemento y de que se utilizó para ello una fotografía que lo desfavorece porque lo hace ver aproblemado. Fotoshop o photoshop, le llaman (éste es del 15/09/2017). Manipular fotografías no es sano ni profesional en el periodismo. A La Nación S.A. le interesan negocios en que sus dueños hacen dinero o muestran su poder. No se puede evitar. En este caso, ya liquidó al empresario ( o este se liquidó a sí mismo con sus actuaciones) y anda viendo cómo liquida a la Casa Presidencial y al presidente Solís. Aquí el asunto son las elecciones próximas. Y podría discutirse si es mejor para la ciudadanía ensuciar al actual Presidente en una campaña de refritos y apodos que, afortunadamente, parece va a empezar a ser investigada con mayor precisión por la nueva Fiscalía. Contra los ex-presidentes Calderón y Rodríguez existía prueba testimonial y documental. La última fue anulada por razones de forma en el segundo caso. La polvareda contra Figueres Olsen se dió porque él  no declaró su ingreso millonario derivado de Alcatel y porque quien le consiguió el ingreso fue un ex-subalterno suyo. Tampoco ha revelado nunca en qué consistió su experticia. La trama del "cementazo" está recién siendo analizada tanto por la autoridad bancaria como por la Fiscalía General de la República. La Comisión de la Asamblea Legislativa rendirá un informe en las próximas semanas. Aparecerán responsabilidades, algunas políticas, otras delincuenciales. Dentro de las primeras un comentario reciente en las páginas de opinión de La Nación S.A. resulta interesante: "Si lo que pretendía la Presidencia era abrir el mercado del cemento y desnaturalizar el duopolio que durante años nos recetó precios prohibitivos, ¿por qué razón fue tan solo una empresa la beneficiada? Es aquí donde se me desbarajustan todas las piezas de este rompecabezas. Después de años de intenso análisis y tomar la complicadísima decisión de atacar esta inequidad del mercado, el gobierno de turno decide mantener un secretismo pavoroso, un recelo a anunciar con bombos y platillos la afortunada medida correctiva, para enterarnos meses después de que tanta alharaca fue tan solo aprovechada por un individuo. ¿No les parece extraño? ¿Por qué motivo, razón o circunstancia, hoy, meses después de la tan necesitada apertura del mercado cementero, no tenemos una fila de nuevos empresarios y valientes emprendedores dispuestos a compartir lo que en apariencia debería ser un mercado altamente lucrativo? ¿Dónde quedaron las cadenas nacionales de televisión que anunciaron la heroica medida? Para mí las respuestas son evidentes. Pareciera entonces que la intención nunca fue traerse abajo el duopolio, sino tan solo integrar dentro del jugoso esquema a un tercer participante seleccionado a dedo." (LN: 12/10/2017). Lo firma Abraham Stern, quien se identifica como abogado y escritor. El punto, aunque de forma grotesca, había sido propuesto por La Nación S.A. Pretendía dejar todas las producciones costarricenses abiertas al libre comercio (el arroz, por ejemplo) y por supuesto cada frente (energía, agricultura, servicios, etcétera) tiene sus determinaciones que lo tornan distinto al caso del cemento, pero el texto del señor Stern interesa porque indica un procedimiento político inapropiado para romper el duopolio. Y en él podría tener responsabilidad (por acción o inacción) la Casa Presidencial. Existe asimismo una buena probabilidad que el artículo del señor Stern ( tiene como título "Calladito es más bonito") haya sido solicitado por La Nación S.A. Hace parte de su estilo.

Leyla, Sergio y otros (Costa Rica).- Por fin en este noviembre comenzaron a disiparse los “nublados del día”. Ya están varios de los sinvergüenzas detenidos y seguramente caerán otros. La prensa libre ha sido decisiva para que esto ocurra. Para usted será un funeral, suponemos.

HG.- El funeral me lo proporcionará la edad, supongo, igual que a la mayoría de las personas. En realidad “los nublados” aludidos tienen varios frentes. El de los préstamos bancarios (compromete al menos al Banco de Costa Rica y al Popular), es uno. Otro es el del tráfico de influencias políticas. Un tercero toca y gravemente al Poder Judicial. Hoy se informa que se intervino el aeropuerto Tobías Bolaños debido a que está bajo sospecha de eventuales ilícitos. Recordaremos que en este aeropuerto se desarrolló parte del espectáculo que liquidó al turbio emergente empresario del cemento, hoy detenido preventivamente por tres meses. Existe al  menos un quinto que ustedes utilizan y es el linchamiento por la prensa que, llaman ustedes “libre” (La Nación S.A. y CRhoy.com, supongo). Esta prensa no es para nada “libre”. La libertad de un medio la determina el ejercicio profesional que en su desempeño pueden hacer sus periodistas. Si la “noticia” resulta elaborada por los intereses de la línea editorial (es decir por los empresarios del medio), entonces esa prensa no es ‘libre’. La Nación S.A. no lo es del todo. De CRhoy.com no opino porque no visito su página pero entiendo que agita algunos de los frentes mencionados. Quizá sea incluso uno de los brazos en Internet de La Nación S.A.

   La nueva Fiscal General, la señora Emilia Navas, que algunos aseguran es de Hierro (ojalá resulte así), ha avanzado significativamente en el frente de los trámites bancarios. Levantó prueba eventual, pidió prisión preventiva contra funcionarios bancarios y el empresario de la discordia, y la obtuvo. El antigüo Fiscal fue separado del cargo y se pensionará y un juez de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, Celso Gamboa, está también suspendido y es indagado por varias de sus actuaciones, no todas ligadas con su vínculo con el empresario del cemento, ligamen que ha sido exhibido por varios testimonios. Él es juez y, por supuesto, niega todo, pero seguramente deberá irse y eventualmente podría ser acusado por algunas de sus actuaciones. El poder judicial en Costa Rica suele ser lento y algo imprevisible. Pero el empresario emergente del cemento, el señor Bolaños, ya está liquidado y por lo tanto La Nación S.A. y el duopolio cementero (Holcim y Cemex) ya ganaron esta batalla y lanzaron un aviso a todos: “Nadie hace negocios que nos perjudiquen aquí en Costa Rica”. En los claroscuros del Poder Judicial es poco probable que se pueda avanzar demasiado. Se fue un Fiscal General, tal vez se marchen otros funcionarios, pero la resolución de los malos modos internos y el choque de personalidades tendría que ser abordado por reformas constitucionales o la presión ciudadana (no resultan incompatibles estas acciones) y las primeras siempre serán magras y la segunda es improbable. La capacidad de presión ciudadana de los costarricenses resulta bajísima y es tiempo navideño, vacaciones, verano toreado y Mundial de Rusia. Muchos obstáculos para una boba inercia que ojalá no existiera.

   Ahora, el frente que más interesa a La Nación S.A. es el del tráfico de influencias siempre y cuando comprometa al Presidente Solís y de rebote al PAC. Se recordará que mi primer artículo sobre el tema, meses atrás, se dedicó a ironizar sobre el malestar que provocó en La Nación S.A. la coreografía que instaló el Presidente ante la Comisión de la Asamblea Legislativa que investiga los distintos aspectos vinculados con el cemento chino destinado a romper el duopolio (según el Gobierno) y beneficiar al país y que derivó en un alibabazo. Que se trata del frente que mejor expresa el eje del interés de la Nación S.A. (que pasa los meses en campaña política y con mayor razón si se está cerca de elecciones) lo pone de manifiesto un editorial reciente (cuando ya el empresario Bolaños tocaba fondo). El editorial es del 7 de noviembre. Si ustedes no me hubieran escrito no lo habría comentado porque es tan torpe e irritado como el de la coreografía que inició esta serie. Quizás incluso peor. En su obsesión, La Nación S.A. se supera. Se trata de un esfuerzo por mostrar que Morales Zapata y el Presidente Solís han sido “amigos” y lo siguieron siendo mientras no se destapó el escándalo de los créditos bancarios y sus ligámenes con acciones de funcionarios públicos (recordemos que se trata de frentes distintos, según lo entiende la Fiscalía actual, todavía sin mancha). Los argumentos de La Nación S.A. se sostienen básicamente en que el presidente Solís ha declarado recientemente “no tener amigos” cuando en un programa de Radio Monumental del 2015 describió “…al entonces ministro de la Presidencia Melvin Jiménez como “mi amigo” y “hermano de causa” junto a Víctor Morales”. No hay que ser hermeneuta especializado para entender que Solís en cuanto Presidente declara no tener “amigos” porque para él todos los costarricenses y los extranjeros residentes legales resultan igualmente ciudadanos con sus derechos y deberes mientras que en Radio Monumental hablaba como una persona agradecida del acompañamiento que le habían dado las personas Melvin Jiménez y Víctor Morales (leí alguna vez que este último consiguió la estrecha diferencia de votos que le permitió al señor Solís ser candidato presidencial por el PAC). Pero la amistad personal que él ha sentido por el señor Morales no impidió que le pidiera renunciar a su ciudadana candidatura como diputado por haber estado involucrado en un asunto judicial. Ahí la relación fue de ciudadano candidato presidencial con ciudadano eventual candidato a diputado. La misma La Nación S.A. recordará que el ciudadano Morales no hizo caso al ciudadano Solís y mantuvo su candidatura. Ahora, las relaciones de amistad personal pueden terminarse. Si el mejor amigo corteja a la esposa de ese amigo o seduce embriagándola a su hija, la amistad o se romperá o nunca volverá a ser igual. Esto quiere decir el amigo personal Morales no puede hablar en nombre del Ciudadano Presidente  Solís porque este último solo habla como Presidente cuando es él quien profiere las palabras o firma un  documento. Y que la concordia ciudadana desaparece entre ellos si alguno comete delito. Por ejemplo, recibe miserables dólares para vacacionar de una empresa del empresario Bolaños. Al amigo se le puede querer, pero al diputado ciudadano envuelto en esa estupidez, y quizás en otras, no. El asunto resulta estúpido porque Bolaños maneja millones de dólares y lo de los dólares recibidos para vacacionar son en, relación, con ellos, miserables.

   En su frustración, La Nación S.A. concluye: “Todos los antecedentes conducen a creerle más al legislador, aunque sea para no dar crédito a la triste excepcionalidad reclamada por el presidente cuando niega tener amigos, como si lo contrario fuera una debilidad de la condición humana y no una de sus más grandes virtudes y bendiciones”. O sea ahora el ‘héroe’ de La Nación S.A. es el diputado Morales Zapata amigo y no ciudadano y el ‘tristemente excepcional’ el Presidente Solís porque en cuanto presidente no reconoce la “virtud y bendición” humana de tener amigos.

   Ah, un detalle. El diputado Morales Zapata ha seguido insistiendo, según publica La Nación S.A., que él siempre siguió la voluntad presidencial (o incluso instrucciones) en el acompañamiento que dio al empresario Bolaños. La Nación S.A. enfatiza que sus palabras fueron “estrecha comunicación”. Si lo que el periódico publica no está sacado de contexto ni es enteramente falso, quien no es amigo cordial del Presidente Solís resulta ser el diputado y ciudadano Morales Zapata porque insiste en comprometerlo y, técnicamente, en responsabilizarlo, en un tráfico eventual en el cual hasta el momento nadie más de la Casa Presidencial o de su entorno, solo él, amigo personal y co-ciudadano, lo menciona. Involucrarlo al Presidente no lo salvará de una acusación judicial cuando deje de tener inmunidad parlamentaria. Y el daño institucional que podría seguirse de lo que La Nación S.A. afirma que dice no es algo que el PAC, que imprudentemente lo acogió en sus filas, ni una precaria e inmadura ciudadanía costarricense, pueden asumir. Parafraseando una fábula de Iriarte: “"Cuando me reprobó la mona, llegué a dudar: mas ya que el cerdo me alaba, muy mal debo bailar”. O en bonito: si el sabio no aprueba, malo, si el necio o villano aplaude, peor. Por supuesto el amistoso ser humano Morales Zapata no renuncia a su condición de ciudadano- diputado que le concede inmunidad. A La Nación S.A. le gusta cuando habla desde  su inmunidad. En este frente del escándalo todos parecen ir perdiendo. Mi opinión es que si alguien gana, no debería celebrar ese triunfo.
__________________________